La Gestión de los Rumores en las Empresas Hermosillo SO

En la época de crisis que vivimos, lamentablemente el tema de los despidos está muy de actualidad. Cuando se produce algún cese, los rumores acerca de cuál va a ser el futuro de la compañía, o quién va a ser el siguiente, pueden ser muy perjudiciales para el funcionamiento de la empresa...

PEOPLE ADVANCE
(662) 285-5609
yañez 79 , san benito
HERMOSILLO, SO
 
CUELLAR CONSULTORIA
(662) 215-3017
ave nayarit 231
HERMOSILLO, SO
 
AVANCE CONSULTORIA
(662) 213-9488
heriberto aja 155
HERMOSILLO, SO
 
EMPRESAS PONCE
(662) 214-2729
ave nayarit 229
HERMOSILLO, SO
 
HB AGENCIAS ADUANALES
(662) 285-1001
CALZADA DE GUADALUPE 149 ENTRE JESUS GARCIA Y CERRADA DEL CARMEN
HERMOSILLO, SO
 
defensa fiscal y i.m.s.s.
(662) 220-0067
cda.quinta amalia # 25
hermosillo, SO
 
CONSULTORIA PATRIMONIAL PLAN
(662) 215-5621
ave 13 215 , ley 57
HERMOSILLO, SO
 
INTERECTA CONSULTORIA
(662) 218-0326
ave michoacan 404
HERMOSILLO, SO
 
ACERCA ASESORIA REPRESENTAC
(662) 260-2239
cir prf 545 , fuentes
HERMOSILLO, SO
 
PRO OUTSOURCING CONSULTORIA PYME Y PARA LA INDUSTRIA
(662) 216-4012
Aburto 1191
Hermosillo, SO
 

La Gestión de los Rumores en las Empresas

Artículos Proveído Por:

Hay organizaciones con políticas muy avanzadas de Recursos Humanos que incluyen indemnizaciones más o menos generosas y prácticas de ayuda a la recolocación del trabajador (véase el artículo dedicado al outplacement ). En estos casos, dentro de lo malo, la perspectiva para los empleados que se quedan no es tan negativa, puesto que ven que sus compañeros han sido tratados con dignidad y respeto.

En cualquier caso, la dirección de la empresa debería hablar con el resto de trabajadores y tranquilizarles al respecto de lo que pueda suceder en el futuro, puesto que la desinformación fomentará los rumores.

En muchos casos, los trabajadores que continúan en la empresa están todavía en ella por méritos propios, porque son buenos empleados, y por tanto a priori su empleabilidad es mayor, es decir, les sería más fácil encontrar otro trabajo. Por ello, si ven peligrar su puesto en la empresa, es posible que se adelanten y abandonen el barco antes, con lo cual habremos perdido a un buen trabajador.

Desde el punto de vista de un mando intermedio, la cosa se puede complicar, puesto que se ve todavía más en el doble papel de trabajador –que podría verse afectado por las reducciones de plantilla en el futuro- y de directivo que debe explicar a sus colaboradores cuál es la situación.
Es una situación difícil, en la que es importante mantener la calma, ya que el mando intermedio puede ser visto por los trabajadores más como parte integrante de la dirección de la empresa que como trabajador, y ser criticado injustamente por los despidos; y por otra parte, al mismo tiempo debe hablar con su gente para ver cómo se reparten el trabajo de la persona a la que han despedido.

En cuanto a los rumores sobre el futuro de la compañía, si son infundados hay que atajarlos cuanto antes. Recuerdo todavía el caso de una empresa que iba a ser comprada por otra de la competencia, pero el proceso se llevaba con total secretismo por parte de la dirección. Sin embargo, los trabajadores observaban cosas extrañas, incluyendo una valoración de inventario realizada un sábado –no se trabajaba los sábados- por personas ajenas a la empresa.

Se dispararon los rumores sobre el posible cierre de la empresa, creando un gran nerviosismo (en cualquier caso, quizás el rumor no iba del todo desencaminado, puesto que con la venta se produciría sin duda una gran reestructuración).

Ante esta situación, el mando intermedio recibe preguntas de sus colaboradores, y debe tener cuidado de no incurrir en críticas a la dirección de la empresa, ya que no haría más que impulsar el sentimiento negativo que lleva consigo el rumor.

Si en este ejemplo que comento, los empleados preguntan qué va a pasar, y el mando intermedio no puede hablar de la operación que está en marcha, debería decir algo así como: “no tengo información acerca de ese posible cierre que comentáis”, con lo cual acallará en parte el rumor (los trabajadores pensarán que si su jefe directo no tiene información sobre ello, será porque no se va a producir ningún cierre).

Un último apunte. Aunque hasta ahora me he referido más bien a la gestión de las noticias negativas, es muy interesante considerar –pocas empresas lo hacen- la gestión de la comunicación de los hechos positivos.

Igual que un elogio de vez en cuando siempre es bien recibido por el trabajador y es motivador, compartir las buenas noticias debería ser algo más común; sin embargo, incluso en esto parece que la alta dirección de muchas compañías es también demasiado discreta.

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com