Hábitos para las Empresas Ante una Crisis Ciudad Juarez CH

Stephen Covey impulsó hace varios años los “7 hábitos de las personas altamente eficaces” , este mismo tema podemos ahora aplicarlo para una empresa que quiera salir airosa ante las crisis que todos los sectores económicos y productivos estamos experimentando...

CONSULTORIA CORPORATIVA DE
(614) 430-2060
cll toledo 3948
CHIHUAHUA, CH
 
CONSULTORIA Y SERVS EN COM
(656) 623-0716
ave valentin fuentes 2104 2
CIUDAD JUAREZ, CH
 
AFORE PROFUTURO GNP SA
(656) 629-3945
pse triunfo de de la rep 3340
CIUDAD JUAREZ, CH
 
ALIANZA EMPRESARIAL DE SONOR
(656) 613-5633
ave insurgentes 2922
CIUDAD JUAREZ, CH
 
A S P T A
(656) 619-0555
crr panamericana 17
CIUDAD JUAREZ, CH
 
ALDAPE ALAMILLO ALFONSO
(656) 613-4719
3311 , reforma
CIUDAD JUAREZ, CH
 
CAPACITACION EMPRESARIAL
(614) 411-4497
AVE ZARCO 6605 ALTOS
CHIHUAHUA, CH
 
CONSULTORIA CORPORATIVA Y FIS
(614) 410-7562
gomez farias 302
CHIHUAHUA, CH
 
GESTORIA Y VINCULACIOND EL NORTE, S.C.
(614) 423-5333
AV. MIRADOR 7700 INT 3
CHIHUAHUA, CH
 
MIRSAM, GRUPO EMPRESARIAL
(639) 130-5346
Ave 5a Norte 701 Altos
Delicias, CH
 

Hábitos para las Empresas Ante una Crisis

Artículos Proveído Por:

Estos 7 hábitos, incluidos en el best seller del Dr. Covey, los aplicamos a nuestras empresas, para lograr en medio de la crisis: “empresas altamente eficaces”:

1. Es Proactiva. Una empresa proactiva es aquella líder en innovación, reacciona rápidamente ante los cambios del mercado, reacciona antes que la competencia lo haga. Aquella empresa que toma las medidas, realiza las promociones, atiende a sus clientes antes que cualquier otra. La empresa cuyas iniciativas de negocio, no son solo estratégicas sino pioneras. Una empresa con un sistema ágil para la toma de decisiones y el desarrollo de nuevos procesos. Sus empleados están atentos a los requerimientos del cliente, cuenta con un excelente servicio al cliente, donde las nuevas necesidades son identificadas y rápidamente transmitidas al departamento respectivo. Se atienden los reclamos en forma oportuna y en tiempo ágil. La competencia trata de imitarla.

2. Comienza con un fin en la mente: Tiene una visión clara indicando hacia donde se dirige como organización, compartiendo esta visión con sus empleados, clientes y proveedores. La visión parte de los accionistas, involucra a la alta administración y luego se “difunde” en toda la empresa. El fin está en la mente de cada empleado. No importa la crisis, la Visión está ahí: enfrente, guiando a la empresa. La visión no solo está como un cuadro adornando las oficinas, es parte del quehacer diario y se ha difuminado en toda la empresa. Los objetivos estratégicos y de cada área de gestión están alineados y son claros aún para los últimos niveles operativos.

3. Pone primero lo primero. Ya no es una empresa que tiene 10-15 proyectos simultáneos, es una empresa que ha aprendido a “priorizar”, definiendo lo importante y lo estratégico. Resuelve lo urgente, sus empleados saben cómo hacerlo, su administración se enfoca en lo importante, lo que estratégicamente le permitirá sobrevivir esta o cualquier otra crisis. El personal ha sido entrenado en la administración de lo importante y lo urgente, ya no hay sesiones largas de planeación, sino sesiones de trabajo, en las cuales se evalúan los temas importantes y se planifica. En forma periódica se conocen resultados comerciales y financieros, al igual que los nuevos proyectos y hay un proceso de toma de decisiones fluido.

4. Va por el Ganar – Ganar. Ha establecido sólidas relaciones con proveedores y clientes, cada uno de ellos la ve como un “socio de negocio”. Mantiene una fuerte y sólida comunicación, que le permite conocer las necesidades de su cliente, retroalimentar sus sistemas productivos, de ventas y distribución con lo que el cliente requiere. Sabe transmitir estos requerimientos hacia el interior y hacia sus proveedores, logrando relaciones de largo plazo. Los clientes y los proveedores están complacidos de hacer negocios con ella, la ven como un “aliado”. Es referencia para clientes y proveedores.

5. Busca primero entender y luego ser comprendida. Busca comprender lo que el mercado está demandando para entender como deberá responder. Si hay duda en cómo actuar, regresa al hábito 1 y luego al 4. Este hábito le permite involucrarse con sus clientes, ser parte de ellos para dar las mejores soluciones y los mejores productos – servicios. Sin contar con un departamento de I y D, conoce a su cliente, conoce a sus proveedores. Realiza reuniones periódicas con ambos socios de negocio.

6. Sinergiza. La empresa tiene las herramientas adecuadas y el personal idóneo para ubicarse rápidamente en la posición del cliente. Conoce sus procesos, conoce su gente, conoce hasta los clientes de su cliente, para poder dar la mejor solución. Entiende asimismo como trabajan sus proveedores, cuales canales ellos utilizan para optimizar la relación con ellos. En la parte social, comprende a sus trabajadores y contribuye con ellos y su familia, impacta positivamente en la comunidad a que pertenece: tiene Responsabilidad Social.

7. Afila la sierra. En todos los aspectos, se autoevalúa. Capacita su personal, se toma el tiempo para reconocer el esfuerzo de sus empleados, organiza jornadas para compartir tanto los éxitos como las prisas por salir adelante. La Alta Dirección está involucrada, tanto en las jornadas de capacitación como en el seguimiento a sus aplicaciones. Se aparta el tiempo para compartir con los empleados y sus familias, se reconocen los méritos de aquellos empleados excepcionales y hay planes para motivar e incentivar al resto de la plantilla en todos los niveles.

Está su empresa entrenándose para la crisis? Para que una actividad se convierta en hábito debe practicarse continuamente. Así como nuestros padres insistían en la limpieza dental, la cual luego se convirtió en un hábito diario, podemos lograr que estos 7 hábitos que el Dr. Covey nos marcó y delineó sean ahora una sólida herramienta en la gestión de las empresas de cara a esta crisis o cualquiera que venga.

Cuando vemos un listado de las empresas calificadas como las mejores, nos debe motivar seguir sus prácticas y empujar en todos los niveles de la organización para llegar a ser una de ellas. Quien sobrevivirá la crisis? Aquellas mejor preparadas y que cuentan con un recurso humano comprometido y con “hábitos” empresariales sólidos.

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com