Antes de Abandonar tu Empleo Cuautitlan Izcalli MX

Cuando inicias una empresa puedes elegir dos caminos. Conservar tu trabajo y comenzar a construir tu negocio gradualmente o bien abandonar tu empleo por completo y dedicarte al 100% a tu nuevo proyecto...

barajas&tapiz
(322) 171-9160
Prolongacion Pulpo No65 Villas miramar San Vicente Nayarit
Puerto Vallarta Jalisco, JA
 
pinturas pintumex
1271000
Av. gobernadores
campeche, MX
 

Antes de Abandonar tu Empleo

Haga click aquí para leer más artículos en Ideas de Negocios

Muchos emprendedores en un afán por alcanzar sus sueños optan por la segunda opción experimentando presiones innecesarias que podrían evitarse si se actúa con mayor templanza y sabiduría. Si lo consideras mejor, tu empleo es con toda seguridad una de las armas más poderosas en tu mano para construir tu empresa. Y es que no es para menos sentirse tremendamente emocionado cuando finalmente tomas la decisión: "voy a independizarme, voy a poner mi propio negocio". Sin embargo, existen algunos factores negativos a los que puedes enfrentarte fruto de la ceguera que la emoción, la ansiedad y hasta el exceso de optimismo pueden producir. Y los dolores de cabeza muchas veces comienzan al renunciar y abandonar precipitadamente tu empleo. • Tu empleo te representa un ingreso útil para invertir. Una de las grandes ventajas de tener un empleo al momento de iniciar un negocio es que un porcentaje del ingreso que recibes puede ser invertido directamente en tu nuevo proyecto y ayudarte a que este comience a despegar. • Tu empleo te ayudará a recargar menos tu presupuesto personal. Otro aspecto a tu favor es que mientras tu negocio comienza a rendir los primeros frutos, puedes recargar menos tu presupuesto personal o familiar puesto que no dependes totalmente de tu negocio sino que cuentas con tu salario. Es un error de muchos emprendedores pretender depender inmediatamente de los ingresos de su nuevo negocio cuando que éste ni siquiera ha despegado. • Tu trabajo actual puede contar con beneficios importantes que tu empresa seguramente no te puede ofrecer. Sin entrar en detalle en la variedad de empleos existentes, es muy común que cuentes con beneficios adicionales como seguros médicos, seguro de vida, seguro dental, aguinaldos, vacaciones, prestaciones y bonificaciones de ley, etc. Todo esto representa un valor incalculable que tu empresa seguramente todavía no puede pagar. Aprovecha estos beneficios hasta que puedas volar solo. • Tu actividad laboral es una oportunidad de aprendizaje del know-how del negocio. Ya sea que tu negocio tenga relación con tu empleo actual o no, seguramente hay muchas cosas que se pueden aprender. La experiencia no tiene precio y si actualmente laboras para una compañía con años de camino recorrido en el negocio, esta será tu mejor universidad para ser exitoso en lo propio. Nunca menosprecies lo aprendido en tu empleo. • Tu empleo actual es una fuente de contactos. En todo negocio o empresa, uno de los activos más importantes son los contactos estratégicos. Proveedores, clientes, personas de influencia, colaboradores, compañeros, etc. son solamente algunos de los contactos valiosos que deberás tener para utilizarlos en bien de tu negocio propio. Asegúrate de conocer gente y hacerte amigo de ellos de tal manera que puedan ser tus asesores y proveedores a la hora de la construcción de tu empresa. • Tu empleo es una oportunidad para probarte a ti mismo. ¿Qué calidad de empleado eres? Espero que no me odies por hacer esta pregunta pero... tu negocio propio requerirá 10 veces más trabajo y mejor actitud que lo que tu empleo actual (cualquiera que este sea) te requiera hoy en día. Tu trabajo es una oportunidad única para desarrollar carácter, autoestima, relaciones interpersonales de calidad y templanza para la resolución de conflictos. Si aún no eres el mejor en lo que haces, esta es una oportunidad de oro para serlo. El mundo de los negocios es una jungla donde solo los mejores, los más creativos y los más trabajadores sobreviven. Antes de saltar a la aventura de iniciar tu empresa, asegúrate de que tendrás el coraje para sobrevivir. • Tu empresa es una oportunidad para aprender cultura. Todas las empresas tienen defectos, pero también tienen cualidades muy buenas en términos de administración, ventas, manejo del recurso humano o bien servicio al cliente. Todo esto se llama cultura empresarial y es algo que deberás formar en tu propia empresa y mejor si es desde el inicio. La puntualidad, la seriedad en los pagos, el manejo de reuniones y la atmósfera gerencial por mencionar solo algunos son esos aspectos que puedes aprovechar para aprender mientras estás en tu empleo. (Y recuerda que es gratis) Como una recomendación final te sugiero que cambies tu forma de ver tu empleo. Lejos de verlo como un fastidio, una carga o un lugar donde te explotan visualízalo como la universidad donde te estás formando para tu propio éxito (y además... ¡te pagan!). Un principio importante de negocios dice que cosechamos lo que sembramos. Si eres infiel y deshonesto para con tus patronos, seguramente el día de mañana, alguien lo será contigo en tu propia empresa. ¿Cuándo renunciar a tu empleo? Bueno, tal vez la respuesta no pueda darse en términos de días, plazos o fechas. Pero la señal inequívoca para saber cuándo estás listo se puede resumir en 2 aspectos: • Que tu empresa tenga al menos 6 meses de estar operando con estabilidad y que te genere ingresos (salario) equivalentes al mínimo de tu presupuesto familiar. • Que estés dispuesto a trabajar más duro que nunca y a ser el líder con el carácter que tus propios colaboradores (aún fuera solo tu esposa o tus hijos) estén dispuestos a seguir. Haga click aquí para leer más artículos en Ideas de Negocios - Donde tus Ideas se Convieten en $$